Los planes de pensiones gozan de un tratamiento fiscal privilegiado respecto de otros productos de ahorro-inversión, ya que ahorras impuestos desde el mismo año (ejercicio) en que haces las aportaciones.

En particular las cantidades que aportes a tus Planes de Pensiones son deducibles en la base imponible general de tu IRPF.

El importe total con derecho a deducción fiscal está limitado por la menor de las siguientes cantidades:

  • 8.000 euros
  • el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio

Es importante tener en cuenta que este límite no solo aplica a los planes de pensiones, sino que es común para la suma de todas las aportaciones efectuadas en un mismo ejercicio al conjunto de sistemas de previsión social regulados en la normativa española (Planes de Pensiones, Planes de Previsión Asegurados, PPSE, Mutualidades de Previsión Social y Seguros de Dependencia).

Ejemplo 1: asumamos que el Sr. X es titular de un plan de pensiones al que aporta anualmente un total de 8.000 €, y que sus rendimientos netos del trabajo asciendan a 30.000 €.

El límite máximo a deducirse en el IRPF por el Sr. X sería la menor de las siguientes cantidades:

  • 8.000 €
  • 30% de 30.000 € = 9.000 €

Por tanto, 8.000 € sería la deducción máxima a la cual tendría derecho el Sr. X.

Ejemplo 2: asumamos que el Sr. Y es titular de un plan de pensiones, y que sus rendimientos netos del trabajo sean de 24.000 € anuales.

El límite máximo a deducirse en la base imponible del IRPF por el Sr. Y sería la menor de las siguientes cantidades:

  • 8.000 €
  • 30% de 24.000 = € 7.200 €

Por tanto, 7.200 € sería la deducción máxima a la cual tendría derecho el Sr. X.

En cualquier caso, si el Sr, Y quisiera aportar el máximo legal (8.000€), podrá reducirse los 800€ restantes (8000€-7200€) en los 5 ejercicios siguientes, respetando los límites porcentual y absoluto del ejercicio en que se apliquen.

NOTAS ADICIONALES:

No obstante las personas con discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica superior al 33% o incapacidad declarada judicialmente con independencia del grado podrán aportar hasta un límite de 24.250€.

Además de estos límites de reducción, los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos del trabajo ni de actividades económicas, o los obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales, podrán reducir en su base las aportaciones que haya realizado al plan de pensiones del cónyuge, con el límite de 2.500 euros anuales.

El ahorro acumulado en los planes de pensiones no tributa por el Impuesto sobre el Patrimonio.

 

¿Encontró su respuesta?