Las compañías de seguros mitigan significativamente las probabilidades de casos de insolvencia mediante la aplicación de numerosas técnicas de gestión de riesgo.

En definitiva el hecho de que tu dinero quede depositado en el balance de una aseguradora puede ser algo muy beneficioso para ti de cara a futuro, para que tu dinero esté más a salvo.

En más detalle las compañías de seguros adoptan las siguientes técnicas de mitigación de riesgos:

  • Las compañías de seguros tienen reglas muy estrictas sobre qué pueden asegurar y qué no. Sólo se puede asegurar aquello que es calculable usando métodos matemáticos y con suficiente experiencia pasada.
  • Traslación vertical de los riesgos y selección especial: Previamente a tomar un riesgo, el asegurador ha hablado con su reasegurador sobre la calidad y naturaleza de los riesgos que se adquieren. De esta forma, el reasegurador chequea la idoneidad del método de selección de riesgos del asegurador y de la suficiencia de sus primas con relación a sus riesgos. Por todo ello, si una compañía tiene una mala siniestralidad, el riesgo lo traslada hacia el reasegurador, que compensa riesgos con otras compañías a las que les va mejor.
  • Diversificación de riesgos no vinculada al ciclo (incluso anti ciclicidad): A diferencia de los bancarios, los riesgos en el sector seguros no están vinculados al ciclo económico. Por ejemplo, los seguros de vida riesgo o los de hogar guardan escasa relación con el crecimiento económico. Otros son incluso anticíclicos. En la crisis, la siniestralidad de algunos ramos incluso mejora. Por ejemplo, cuando hay crisis económica, las personas usan menos el coche y lo mantienen durante más tiempo.
  • Gestión de activos y pasivo con liquidez: La norma básica aseguradora es ofrecer a los clientes rentabilidades vinculadas a la permanencia del seguro. En general las compañías de seguro tienen una duración de inversiones (en su activo) inferior a la duración de sus contratos (en el pasivo). Los bancos, sin embargo, tienen en el activo préstamos a veinticinco años soportados en el pasivo con depósitos a seis meses.
  • Cobrar primas antes de pagar siniestros: Las compañías suelen carecer de problemas de liquidez puesto que primero se cobran las primas y después se pagan los siniestros.
  • Monitorización de los riesgos y saneamientos de cartera: Monitorización significa que se observa el comportamiento de los seguros propios y si se detecta un problema de siniestralidad al año siguiente se eleva la prima o, en casos extremos, se anula el contrato.
  • Especial cuidado al riesgo de contraparte: En el sector asegurador las normas legales cuidan de que las compañías tengan un riesgo de contraparte limitado. O sea que la compañía no dependa de lo que le pase a otra sociedad. Por eso es difícil que otorguen crédito o realicen inversiones en sociedades vinculadas.
¿Encontró su respuesta?